• CIRCUITO DE LOS ANNAPURNAS

CIRCUITO DE LOS ANNAPURNAS

En el mundillo montañero, recorrer el conocido circuito del Annapurna representa una de las ilusiones de nuestra corta vida viajera. Primeramente viajas con la mente, imaginando cómo serán los paisajes, los alojamientos, las gentes, el frío, la altitud... Después ese pensamiento se hace realidad y, de pronto, te ves con tu mochila en Katmandú.

Una vez ubicados en el hotel de la capital de Nepal, tras ver el caótico tráfico de esta ciudad, nos vamos a dormir y descansar. El día siguiente nos trasladamos en autobús a Besisahar, son unas 8 horas por carreteras con abundante tráfico en algunos tramos y donde el firme de la carretera suele estar en mal estado. Una vez nos hemos registrado en la oficina de entrada al Área de Conservación del Annapurna, continuamos en bus hasta Bhulbhule, a unos 850 metros de altitud, donde nos quedamos a pasar la primera noche.

Comenzamos a caminar alternando algunos tramos de pista con otros de camino. A medida que van pasando los primeros días vamos atravesando puentes colgantes, vamos conociendo pueblos como Syange, Dharapani, Pisang, donde mayoritariamente la vida en estos pueblos gira en torno al turismo de montaña y a la agricultura. Las vistas sobre las grandes montañas se van sucediendo a medida que ganamos altura. Así podremos contemplar montañas como el Lamjung de 7.000 metros de altitud, el Annapurna II o el gigante Manaslu de 8.156 metros.

Llegamos al pueblo de Manang donde se suelen pasar un par de días para favorecer la preceptiva aclimatación a la altitud. El segundo día nosotros lo dedicamos a subir hasta los 4.000 metros, donde hay una pequeña estupa. Permanecimos tiempo allí disfrutando de las increíbles vistas hacia el Annapurna II, Annapurna IV, Annapurna III o el Gangapurna y descendimos hacia el pueblo para descansar. Manang es un lugar donde podrás darte una buena ducha, comer unos buenos pasteles o tomar un chocolate caliente. Aquí puedes también enviar tu ropa sucia a la lavandería o comprar alguna prenda de montaña que vayas a necesitar.

Dejando Manang atrás, el circuito sigue hacia el paso del Thorung La (gran objetivo del trekking) o bien se desvía, añadiendo unos 3 días más, hacia el Lago Tilicho. En nuestro caso seguimos hacia el lago llegando a dormir a la diminuta población de Siri Kharka, a una altitud de 4.000 metros. Los siguientes días se van a desarrollar a altitudes superiores a los 4.000 metros, lo que va reduciendo las energías.

Continuamos nuestro caminar hacia el Campo Base Tilicho donde hacemos noche. Al día siguiente afrontamos uno de los días más bonitos de la travesía con el ascenso hasta orillas del Lago Tilicho a 4.919 metros de altitud. Se trata de una jornada donde, si no hay nieve, la dificultad técnica es muy baja pero la dificulta física ya es grande debido a la altitud a la que nos movemos. Tras contemplar el grandioso paisaje que nos rodea, descendemos de nuevo al Campo Base, reponemos fuerzas con la comida y, en vez de quedarnos a dormir, seguimos una par de horas más de camino hasta Siri Kharka. Hemos alargado la jornada de hoy para así acortar la siguiente etapa y de este modo disponer de dos jornadas cortas que nos permitan estar descansados antes de afrontar el paso de Thorung La.

Tan solo nos restan dos días antes de afrontar la etapa reina del trekking cuando partimos hacia Yak Kharka. En los alrededores del pueblo comenzamos a ver los yaks, que solo viven a estas altitudes cercanas a los cuatro mil metros. Continuamos otro día más hasta Thorong Pedi a 4.450 metros y nos disponemos a afrontar el día clave. Pasamos la tarde descansando, hidratando, leyendo y charlando entre nosotros.

El día ha llegado. El desayuno lo tenemos pedido para las cinco de la mañana y seguidamente sobre la seis nos pondremos en marcha. Afrontamos la subida con paciencia y bien abrigados. Sabemos que nos esperan entre 4 y 5 horas hasta alcanzar el punto más alto de nuestra travesía. El sol va saliendo, calienta nuestros cuerpos y aviva nuestros ánimos para continuar con la larga subida. Alcanzamos el Thorung La y la emociones, que están a flor de piel, van saliendo. Nos sentimos satisfechos, privilegiados, alegres pero cansados. Abrazos, lágrimas, recuerdos y añoranzas de las personas queridas se agolpan en nuestra mente. Son muchas emociones en un mismo momento y todas son buenas. Fotos, pensamientos, recuerdos e imágenes quedarán grabados en cada uno de nosotros para el resto de nuestras vidas.

El descenso lo realizamos relajados, sin esa presión que nos vamos metiendo a nosotros mismos de “tengo que conseguirlo”. Ahora ya lo hemos conseguido, hemos pasado y vamos camino hacia el Kali Gandaki, un paisaje increíble del Reino del Mustang. Llegamos a nuestro destino, el pueblo de Mukhtinath a 3.760 metros de altitud donde una renovadora ducha, una buena cena y un buen descanso se traduce en una gran alegría, en una gran satisfacción.

Una última y relajada etapa nos llevará al pueblo de Jomson poniendo el punto y final a este trekking del Annapurna. A nuestra derecha quedará el Dhaulagiri, una de las grandes montañas de la tierra donde quizá alguna vez hay que venir a recorrer sus caminos.